04 agosto 2017 · Turismo

Viajar de Bed&Breakfast, el turismo colaborativo pionero

Viajar de Bed&Breakfast, el turismo colaborativo pionero

Todos hemos viajado alguna vez de Bed&Breakfast por Europa, y al que aún no lo haya hecho, le recomendamos que lo pruebe. Se trata probablemente del turismo colaborativo más antiguo que existe, una forma de alojamiento pionera en esta forma de viajar que implica a particulares residentes en la zona turística, y también a los viajeros a nivel social y emocional.

Reino Unido y Estados Unidos, cuna del turismo colaborativo

El turismo colaborativo en forma de alojamiento de bed&breakfast (en inglés: cama y desayuno), surge en Europa en los años 60, y es típico de Reino Unido, donde aparecen las primeras casas de huéspedes de este tipo en casas victorianas de Londres. Aunque muy prono se exportó este concepto a Estados Unidos, donde la forma de viajar se extendió rápidamente por todo el territorio.

El funcionamiento de este tipo de establecimientos se basa en la familiaridad y la hospitalidad. Se trata generalmente de casas unifamiliares (aunque actualmente también existen pisos en grandes ciudades), con menos de 10 habitaciones, que han sido reformadas para su uso como casa de huéspedes. El propietario habita también en el mismo inmueble y se encarga él mismo de ofrecer los desayunos, así como asesoramiento sobre turismo de la zona. En sus orígenes, el baño se compartía con los dueños de la casa, y el desayuno se servía en la cocina o comedor común.

Para muchos es una forma de viajar cómoda y económica, mucho más que los hoteles, al tiempo que se tiene la oportunidad de conocer personas autóctonas del lugar que se visita, lo que ayuda a ahondar un poco en la cultura local. Una de las premisas del turismo colaborativo.

Un ejemplo de turismo colaborativo de B&B: Italia

Italia es uno de los países por excelencia donde merece la pena viajar alojándote en un Bed&Breakfast. Allí, por lo general, los hoteles suelen tener una deficiente relación calidad-precio, a no ser que se opte por mínimo un 4 estrellas. Por eso las casas que ofrecen cama y desayuno han proliferado y son una excelente opción de turismo colaborativo en zonas rurales como la Toscana.

Es más económico, el alojamiento suele ser agradable, acogedor y alejado del ruido de las grandes ciudades y, además, por el carácter italiano, los propietarios son muy acogedores. ¡No hay nada como una “mamma” italiana para hacerte el desayuno cuando estás de vacaciones! Preparan el café como nadie, puedes conocer su gastronomía y les gusta hablar con los turistas y recomendarles lugares para visitar. Es una oportunidad perfecta para conocer el carácter afable de las personas de este país en un idioma que, además, a los españoles no nos cuesta entender ni hacernos entender.

04 agosto 2017 · Turismo

Escribe un comentario

Tu email nunca será publicado o compartido. Los campos con * son obligatorios. Los comentarios deben ser aprobados por el administrador antes de ser publicados.

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información